domingo, 24 de julio de 2011

El Estreñimiento Como Consecuencia de Nuestro Estilo de Vida

El estreñimiento o constipación es un problema médico común, que afecta a alrededor del 40% de nuestra población, representa la tercera causa de consulta en Venezuela antecedido por la cefalea y los dolores abdominales o gastritis. Diferentes análisis sobre este padecimiento revelan que del total de los que sufren de estreñimiento sólo la mitad consultan a su médico, el resto aprenden a vivir con esta baja calidad de vida, por lo que la incidencia de este síntoma es relativamente más elevada, Esto es debido a que no todos manejan el concepto de estreñimiento, "cuando se les pregunta a una persona si es estreñido, la mayoría de la gente duda, porque no sabe cómo debe ser la frecuencia de sus evacuaciones".

Esta afecta a cualquier edad, siendo su mayor prevalencia entre las mujeres y más frecuente durante el embarazo, en personas de edad avanzada, cuando se producen cambios en las costumbres (viajes, alimentos, horarios, etc.) y en situaciones de cansancio, stress, poca actividad física, alteraciones hormonas, trastornos neurológicos o de colón, medicamentos y, en algunos casos, lesiones orgánicas.

El término estreñimiento como ya hemos dicho, más que una enfermedad en sí hace referencia a la apreciación de cada individuo sobre su hábito intestinal, por lo que resulta muy difícil definir el estreñimiento con exactitud debido al amplio margen de hábitos intestinales normales, es por eso, que en la práctica se utiliza como criterio más objetivo la frecuencia de las evacuaciones, considerándose estreñido al individuo que realiza menos de tres deposiciones semanales, en el cual la materia fecal puede ser muy dura lo que dificulta su tránsito por el intestino y ocasionando que tengamos que hacer un gran esfuerzo para poder expulsarlos. Es frecuente que en períodos largos de estreñimiento se padezcan fuertes lumbalgias, fatiga, cefaleas o un sentimiento de hastío hacia la comida e, incluso, fiebre.

La situación más común de estreñimiento es una mala nutrición, el 80% de estos desarreglos vienen originados por la falta de consumo de alimentos ricos en fibra el cual es de fácil consumo ya que se encuentra en una gran variedad de alimentos. Una ración de fruta después de las comidas, el consumo de pan integral o avena, haría que el reloj de nuestro intestino mejorará.

El tratamiento del estreñimiento se debe individualizar en función de la duración y gravedad del estreñimiento, los posibles factores contribuyentes y la edad del paciente. Se trata de regularizar el hábito a través de un programa de entrenamiento intestinal y estableciendo buenos hábitos de salud: (sana alimentación, tiempo regular de defecación, reposo, relajación y ejercicio). El uso de laxantes debe eliminarse gradualmente e ir sustituyendo con alimentos que aumenten el movimiento intestinal, sin olvidar que lo más importante es asegurarse que se está comiendo suficiente fibra y abundantes líquidos, esto ayuda a que su materia fecal se haga más suave y transite mejor por el intestino, produciéndose de manera más frecuente y sin molestias la defecación.

A continuación se presentan algunos de los pasos que debe seguir para combatir éste tan frecuente síntoma:
  • El cambio de hábitos de alimentación debe ser la primera opción de tratamiento.
  • Aumentar el consumo de fibra en la alimentación como verduras y frutas con cáscara (manzana), cereales integrales, tortilla de maíz, amaranto, avena, salvado de trigo, frijol, arroz, lenteja, garbanzo, etc.
  • Aumentar el consumo de agua mínimo 2 litros por día, y si es posible 3, evitando el refresco y café.
  • Limitar los alimentos que no tienen fibra o que endurecen las heces como el azúcar, los caramelos, los quesos curados, etc.
  • Evitar alimentos muy grasosos como frituras, cortes de carne con mucha grasa, exceso de aceite, mantequilla, mayonesa, etc., ya que las grasas retardan el vaciamiento gástrico
  • Hacer ejercicio físico regular, sobre todo aquel en el que intervienen los músculos abdominales.
  • No ignorar la urgencia de defecar, dedicando el tiempo necesario y convirtiéndolo en un hábito regular. Fije un tiempo cada día que sea tranquilo e interrumpido, nunca ignore el deseo de vaciar sus intestinos.

0 comentarios:

Gracias por leernos!... Ayuda a un amigo con tus comentarios...

Publicar un comentario

Gracias por su opinión, es importante para nosotros.

Gracias por leernos!... Que tal Que Corras la Voz en Facebook?..

Redes Sociales

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterMiranos en YouTube