lunes, 18 de julio de 2011

Cáncer de Colon y Recto

 Este tipo de cáncer se debe a un crecimiento descontrolado de las células de la capa interna del colon y el recto.

El cáncer de colon y recto puede aparecer en cualquier persona (sobre todo a partir de los 40 años), pero es más frecuente a partir de los 60 años. Sin embargo, se curan hasta un 40-50% de los pacientes, y tanto más cuanto antes se diagnostica el tumor.

Se sabe que todos los cánceres están producidos por alteraciones en los genes (mutaciones) de las células, pero no se conoce con certeza cómo se originan esas alteraciones. Sin embargo, sí se sabe que en el caso del cáncer de colon y de recto el principal factor involucrado es la dieta.
Se sabe que una dieta pobre en fibra (fibra proveniente de fruta y verdura) y rica en grasa y azúcares refinados contribuye a la aparición del cáncer. Aunque probablemente el mecanismo sea que al faltar las fibras se produce menor cantidad de heces y las sustancias que producen el cáncer (cancerígenas o carcinógenas) permanecen más tiempo en contacto con el intestino; es posible que haya otros mecanismos involucrados. Por ello se cree que la dieta mediterránea, rica en fruta y verdura, es buena para la salud y para prevenir el cáncer de colon y recto. También parece ser que mantener un peso adecuado pudiera tener un efecto protector.
Desgraciadamente los síntomas del cáncer de colon suelen ser leves y poco precisos, lo que no facilita el diagnóstico precoz de estos tumores. Los pacientes pueden sentir alteraciones generales como anemia más o menos importante, fatiga o cansancio, falta de apetito o pérdida de peso. El resto de los síntomas se refieren al aparato digestivo: dolores abdominales vagos y difusos, cólicos abdominales, cambio del número y aspecto de las deposiciones (unas veces con estreñimiento y otras con aparición de heces blandas y frecuentes) o aparición de sangre o moco en las heces. Pero ninguno de estos síntomas es exclusivo de esta enfermedad y a veces no se presenta ningún síntoma.Se conocen ciertas situaciones en las que es más frecuente el cáncer. En este grupo se encuentra la gente con poliposis colónicas familiares, con colitis ulcerosa de larga evolución o con antecedentes familiares de cáncer de colon o recto en edades tempranas.
Cuando el cáncer se sitúa en el recto, además de los síntomas descritos, los pacientes se pueden quejar de urgencia para defecar, sensación de vaciamiento incompleto, dolor con la deposición o sangrado por el recto.
El médico realizará una historia clínica seguida de una exploración física general y una exploración del recto con el dedo (tacto rectal), que no es dolorosa y permite palpar posibles cánceres de recto y confirmar la existencia de sangre o moco.
La prueba fundamental para diagnosticar el cáncer de colon y recto es la colonoscopia o la rectoscopia con toma de muestras para estudio posterior (biopsias).
Otras pruebas que se realizan para el diagnóstico y estudio del cáncer de colon y recto son el enema opaco (radiografías con contraste por el recto) y  la ecografía.
La extirpación completa y con margen sano del segmento de intestino que aloja el tumor es la fase más importante del tratamiento si se quiere curar la enfermedad. En ocasiones esto puede obligar a realizar una colostomía o a extirpar otros órganos afectados por el tumor. Además de la cirugía puede ser necesario un tratamiento con quimioterapia o radioterapia que ayude a mejorar las posibilidades de curación del paciente. Esto suele venir determinado por la extensión del tumor, que se establece bien mediante pruebas preoperatorias o bien por el análisis patológico de la pieza de extirpación quirúrgica y los hallazgos observados en la intervención.
¿Se puede prevenir el cáncer de colon y recto? 
No del todo, pero sí se pueden tomar algunas medidas que hagan que el riesgo sea menor: controlar el peso, mantener una dieta rica en frutas y verduras (como en la típica dieta mediterránea) y realizar ejercicio físico regularmente. Acudir al médico en cuanto aparezcan signos de sospecha, especialmente el sangrado rectal, puede hacer que el cáncer se diagnostique antes de que se extienda, lo que aumenta de manera importante las posibilidades de curación.
Es posible curarse y vivir muchos años después de ser tratado de un cáncer de colon o recto, y esto es tanto más probable cuanto menos extendido esté el tumor, es decir, cuando antes se detecte. Por ello es importante que consulte a su médico si se observan los síntomas antes descritos.

0 comentarios:

Gracias por leernos!... Ayuda a un amigo con tus comentarios...

Publicar un comentario

Gracias por su opinión, es importante para nosotros.

Gracias por leernos!... Que tal Que Corras la Voz en Facebook?..

Redes Sociales

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterMiranos en YouTube