jueves, 14 de abril de 2011

Ser feliz en el trabajo mejora nuestra salud. ¿Cómo lograrlo?

Fue la Biblia en un principio la que dijo que nos ganaríamos el pan con el sudor de nuestra frente, y de ahí quedamos marcados, recibiendo el trabajo como una maldición. ¿Acaso no deberíamos hacer lo posible por hacer de esas ocho horas -o más- un espacio agradable? Por desgracia, las cosas no son tan fáciles, porque la gran mayoría estamos haciendo cosas que no queremos y odiamos, para comprar cosas que no necesitamos.
Se nos ha educado a trabajar por dinero, por obligación. De manera que, desde pequeños, vamos viendo el trabajo como una condena; la forma de ganarnos el pan es un castigo. Desde hace años, se viene estudiando la importancia de hacer las cosas que nos hacen felices para tener una vida más plena. Sin embargo, por otra parte, nos aconsejan dedicarnos a eso que nos deje mucho dinero. Grave error.
Sir Ken Robinson, inglés asentado en Los Ángeles, está haciendo descubrimientos muy interesantes en el área de la educación. Según dice, el papel de las escuelas es ayudar a encontrar a la gente “su elemento” (se entiende por elemento aquello en lo que uno mejor se siente), para después dedicarse a eso. Pero hay una segunda parte, para ser realmente feliz en lo que uno trabaja y ama, es necesario controlarlo.
¿Qué se necesita para controlar el trabajo que a uno le gusta?
Muy simple, trabajo, trabajo y después, más trabajo. Estudiar mucho, practicar y practicar para después dominar. El mundo está lleno de estos ejemplos: Rafael Nadal, como una muestra famosa. No significa que tengamos que ser así de famosos para ser felices. Existe muchísima gente anónima que se dedica a su PASIÓN, independientemente de que gane mucho o no. Tarde o temprano, llega la recompensa, en mayor o en menor grado.
¿Es importante ser feliz en el trabajo?
La respuesta simple se responde con una pregunta: ¿Qué preferimos, ocho horas felices o infelices?La respuesta es clara. Pero, ahondando más en la situación, una científica americana pionera en este campo, Alice Hayden, asegura que la gente que llega feliz al trabajo, rinde más, es más productiva y más saludable. La científica ponía a la gente a ver un vídeo de cinco minutos antes de comenzar a trabajar y su rendimiento, productividad y salud resultaron mucho mayores que en aquellos que no veían el vídeo.
Sería importante cuestionarnos si somos felices en nuestro trabajo. De no ser así, deberíamos preguntarnos si estamos en nuestro “elemento”, si estamos haciendo lo que amamos.

0 comentarios:

Gracias por leernos!... Ayuda a un amigo con tus comentarios...

Publicar un comentario

Gracias por su opinión, es importante para nosotros.

Gracias por leernos!... Que tal Que Corras la Voz en Facebook?..

Redes Sociales

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterMiranos en YouTube